En nuestro hogar tenemos todo el tiempo y dinero invertido, que con esfuerzo y dedicación formamos para que esta sea acogedora cálida y confortable. Sin embargo existen factores que uno no puede controlar por completo como es el caso de accidentes. Y si a esto le agregamos los factores externos tales como fenómenos meteorológicos, robo, en lugares con influencia volcánica.


 

   Nos enteramos en ocasiones que el perro del vecino mordió a una persona.

   A la señora de la casa de enfrente le exploto la olla de presión.

   Al vecino le exploto el boiler.

   Una rama de nuestro árbol cayó sobre el carro del vecino.

   El nacimiento navideño se quemó e hizo daños en la sala.

   Hubo un corto circuito en la esquina y nos dañó aparatos eléctricos.

Estos son los más comunes, y hay otros no tan comunes

Tales como:

   Llovió tanto que se inundó tres cuadras a la redonda provocando daños en los muebles.

   Nunca había granizado tanto que hasta rompió los cristales.

   Con los vientos fuertes nos cayó una lámina metálica provocando daños a la casa.

   Entraron a robar a la casa

   Tuvimos visitas el fin de semana y al niño le rompimos sus lentes accidentalmente

   etc

0