Cada día que nos levantamos pensamos y damos por hecho lo que haremos durante el día, ir a la escuela, al trabajo al gimnasio, a visitar a alguien, paseo etc. Pero todo cambia cuando nuestra salud nos detiene y a cualquier hora del día, es cuando pensamos en medicamentos, doctores, consultas, hospitales, operaciones y hasta rehabilitaciones etc.

Cuando pasa esto a un familiar o a nosotros mismos no dudamos en la atención con el mejor hospital, médico y/o especialista, ni tampoco escatimamos en lo caro que nos va a costar toda la atención necesaria, mi póliza de Gastos Médicos Mayores me lo puede cubrir, y apoyarme en todos los trámites administrativos.

   La cosa cambia cuando no contamos con una póliza de Gastos Médicos, tenemos que ajustarnos a las circunstancias y presupuesto, (primero preguntamos cuánto cobra), tendremos que echar mano a los ahorros endrogarnos con préstamos o créditos, y pensar en una pronta recuperación de Salud y estabilidad económica.

Nunca está de más revisar a detalle las cobertura y exclusiones del seguro.


 



¿Que cubre el Seguro de Gastos Médicos?

    En caso de accidente o enfermedad cubre los gastos por Hospitalización, honorarios Médicos y anestesiólogo, medicamentos, enfermeras, laboratorios, habitación y cama extra para un acompañante, alimentos, transfusiones, consultas médicas y trasplante de órganos. Ambulancia aérea y terrestre y complicaciones de gastos Médicos no cubiertos.

0